INCORPORACIÓN DEL DR. GUSTAVO A. VAAMONDE COMO INDIVIDUO DE NÚMERO

En cinco pasos, el historiador e investigador pasó a ocupar el sillón letra D, vacante después del fallecimiento de Germán Cardozo Galué

A las 12:15 pm de este jueves 26 de julio el historiador Gustavo Vaamonde se convirtió, formalmente, en individuo de número de la Academia Nacional de la Historia (ANH). Dejó de ser académico electo para ser académico.

 

El acto, en realidad, comenzó mucho antes en un día marcado por los retrasos en el Metro de Caracas, sistema de transporte casi imprescindible para llegar al Palacio de las Academias, a menos de una cuadra de la estación Capitolio.

Pero este jueves, cuando la directora de la ANH, la historiadora Inés Quintero, le tomó el juramento de rigor, le entregó el diploma y le impuso la medalla, Vaamonde perpetuó una tradición venezolana que está por encima de los avatares de la historia menuda de estos años.

En cinco pasos contados por la historiadora Consuelo Andara (detrás de los cuales hay años de trabajo y más de un siglo de prácticas) la ANH sumó a un nuevo miembro. El primero, las palabras de Quintero, también protagonista de esta jornada. El segundo, las palabras de Vaamonde para —si se quiere— cerrar el capítulo de su antecesor, Germán Cardoso Galué, fallecido en junio de 2017 y comenzar el suyo como académico. El tercero, su discurso de orden, dedicado a las juntas de gobierno del siglo XIX.

El cuarto, el juramento, la medalla y el diploma. Y el quinto, la contestación, especialmente cálida, que hizo Inés Quintero como numeraria de la ANH.

Vaamonde ocupa, desde este jueves, el sillón letra D, que quedó vacante después del fallecimiento de Germán Cardozo Galué.

Quedan tres vacantes por llenar, que se ocuparán como de costumbre: se anuncia en Gaceta Oficial, los académicos postulan posibles candidatos, evalúan y decide, detalló Quintero a Contrapunto. Este proceso no debe demorar más de seis meses.

La Academia Nacional de Historia es una institución fundada en 1888 por el presidente Juan Pablo Rojas Paúl. Se supone que la ANH es una instancia de consulta, y que el Ejecutivo debería apelar a ella para tomar decisiones, pero en los hechos no es así.

Quintero rememora que la última consulta formulada por el Gobierno fue por el cambio del caballo en el Escudo Nacional (año 2006). "Nosotros somos un cuerpo consultivo del Estado, pero hace raaaaaaaaaato que no nos consultan nada". Presume que, más que a conocer una opinión, el establishment aspira a que refrenden sus decisiones.

"En un país en el cual estamos siempre preocupados por la falta de institucionalización, que haya instituciones más que centenarias" es muy importante, subraya la historiadora. "No solo para quienes se incorporan, sino para el debate".

"Una institución de más de 100 años que tenga vida, que ejerza sus funciones y preserve el conocimiento de nuestra historia, es más que necesaria y más que importante", enfatiza. La ANH es, además, "un espacio abierto" al cual acceden estudiantes e investigadores. "Este es un espacio para la convocatoria".

Un espacio para la convocatoria que se sostiene con los recursos —no suficientes— del Ministerio de Educación y el aporte de empresas. Pero que, tal como lo insiste Inés Quintero, "seguimos siendo un espacio para el debate sin ataduras ideológicas ni genuflexiones: hacemos lo que corresponde".

 

Vanessa Davies / Contrapunto: https://www.contrapunto.com/noticia/como-se-hizo-gustavo-vaamonde-indivi...

Foto: Ernesto García

Education - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.