«Vientos de Guerra» (II)

«Vientos de Guerra» (II)

Si bien los efectos directos de la guerra submarina alemana habrían de experimentarse en tiempos de la presidencia de Isaías Medina Angarita (como lo pondría en evidencia el hundimiento del tanquero venezolano Tía Juana en 1942), en el archivo del expresidente figuran diversas comunicaciones relacionadas con dicha amenaza. Desde muy
temprano, el III Reich conduciría la guerra bajo esta modalidad en aguas del Caribe y de allí que, en esta muestra documental, figure en primer lugar un memorando dirigido a ELC acerca de la supuesta instalación de una base submarina alemana en Venezuela.

Otro tema de interés, y que también figura recogido como parte de este muestrario, tiene que ver con la seguridad hemisférica y los preparativos ante la posibilidad de que el conflicto en ciernes para mediados de 1939 terminara involucrando, de una forma o de otra, a las repúblicas americanas. El caso de México así lo ilustra, y es lo que explica que se haya insertado un informe dirigido por Manuel J. Arocha, Ministro Plenipotenciario de Venezuela en México, al Canciller Esteban Gil Borges, fechado el 9 de octubre de 1939, y cuya copia reposa en el Archivo ELC.

Lo mismo es el caso de la tercera pieza de esta sección, la cual consiste en el memorando de una conversación que López sostuviera en octubre del año 39 con el entonces subsecretario de Estado, Sumner Wells, acerca de la alineación “democrática” del continente, el reclamo que hacía Venezuela a favor de una participación más justa de la
nación en las ganancias obtenidas por las compañías petroleras, así como sobre las medidas de contingencia que convenía tomar en caso de que se registrara una ampliación del conflicto. Figura por último un memorando que no deja de ser curioso en dos sentidos: primero, por el hecho de que se viera dirigido a Medina, no a López, y data del 25 de diciembre de 1941, o sea, apenas unas semanas después del ataque aéreo japonés contra
Pearl Harbor.

Lo segundo que tiene de curioso es que se trata del memo “original” puesto que, más allá de su presentación mecanografiada, algunas de sus líneas acusan adiciones hechas a mano. Si bien el memo en cuestión no revela con claridad ni certitud quién fue su autor, ni mucho menos explica la razón por la cual reposa en el archivo de López, lo cierto es que su contenido resulta extremadamente interesante por las recomendaciones que allí se formulan, en términos de aprestos y contingentes, ante un eventual ataque enemigo contra territorio venezolano. Aparte, pues, de contraerse a medidas en la órbita militar, especialmente en lo concerniente al resguardo de costas y zonas petroleras, el memorando ofrece un panorama en torno a lo que debía traducirse en una “militarización” efectiva de ciertas zonas del país, o conducir a la creación de zonas de defensa, lo cual incluía, entre tales planes de contingencia, la “militarización del personal civil” adscrito al Departamento de Obras Públicas del Ministerio de Guerra.

 

                                                                                                                                                                                    EGM

 

 

1  MEMORANDUM 

 

Ha llegado un informe al Comandante en Jefe de la Estación de América y de las Indias Occidentales sobre la presunta existencia de una base de aprovisionamiento para submarinos en el puerto de Ocumare o en su inmediata vecindad (Lat. 10º 31´N. Long. 67º, 46´O.). El Comandante en Jefe  quedaría muy agradecido si el Ministerio de Relaciones Exteriores pudiera investigar este Informe. 12-10-39.

……………………………………………………………………………………..

Siguiendo instrucciones del Secretario de Estado de Su Majestad Británica, el Encargado de Negocios llamó la atención del Ministerio de Relaciones Exteriores el 7 de octubre sobre la noticia de que había sido establecido un puerto privado en una finca llamada “Hacienda Curazao”, que pertenece a un alemán, en algún sitio de la costa
venezolana, con la intención de usarlo como base submarina naval.

Han llegado rumores locales a oídos del Encargado de Negocios de que Herr WILHELMI, antiguo cónsul alemán en Puerto Cabello y exempleado de la CURAZAO TRADING COMPANY, ha ofrecido recientemente la hacienda “Valle Bajo” a la Legación alemana como establecimiento para refugiados alemanes, pero que el precio exigido, de bolívares 250.000, era demasiado alto para la Colonia alemana, tanto que la proposición hubo de consultarse a Berlín. Parece posible que esto pueda tener conexión con el informe acerca de la “Hacienda Curazao”.

Han circulado frecuentemente rumores locales acerca de las actividades en la finca de Alfredo JAHN, cerca de Puerto La Cruz, al norte de La Victoria, Aragua. Esta posesión se compone de varias haciendas, de las cuales la principal es EL LIMÓN. Hasta hace poco fue administrada por Ricardo ARETZ, hermano de Karl ARETZ, cura de la Colonia Tovar.

Puede llegarse a las haciendas de JAHN en lancha desde La Guaira y Puerto Cabello. Cada finca opera su propia lancha. Los puertos usados habitualmente son EL LIMÓN y PUERTO LA CRUZ. Puede llegarse también a las propiedades de JAHN por caminos desde La Victoria (Pie del Cerro) y, desde Caracas, vía COLONIA TOVAR.

También se han recibido informes de vez en cuando llamando la atención sobre el Puerto de Turiamo como posible base submarina.
……………………………………………………………………………………

El Encargado de Negocios ha recibido frecuentes informes de fuente confidencial acerca de las actividades de un comité “naval” alemán que se reúne secretamente en Caracas. Se dice que este cuerpo está compuesto por los señores
JAHNSEN y KOPOTEZKY (¿Kopetzki? ¿Konopetzky?) de la Horn Line, y los señores BREUER y RAHMERT de la Hamburg Amerika Linie, quienes se quedaron en Caracas después de haber sido cerradas sus oficinas navieras. Se dice que trabajan bajo las órdenes del oficial naval alemán llamado ERHARDT, quien viaja con pasaportes falsos bajo el nombre de Adolf GROSSMANN y Friedrich SCHOLZ.

Se dice que ERHARDT visita frecuentemente la Legación alemana y está en contacto con el Dr. Goetch Göeschel,
Principal a Conde #14, Caracas, Tel. 5136, Oficina de Ingenieros. Se dice que ERHARDT hace frecuentes viajes de ida y vuelta entre Puerto Cabello y Caracas, y que tiene a su disposición una lancha de motor que pertenece a un contrabandista de Curazao. Se dice que recoge informes [en] casa de BLAUBACH en Valencia y de GRAMCKO en Puerto Cabello, así como también en la Compañía Alemana Hamburguesa en Puerto Cabello. Según se rumora, ERHARDT está dirigiendo los movimientos de un submarino alemán que se encuentra en una situación difícil por escasez de provisiones y de combustible y que está tratando de equipar y aprovisionar una base de emergencia en la costa venezolana.

Se dice que un chauffeur llamado FRITZ SAUDY, empleado de la firma BAYER, hace viajes frecuentes a Puerto Cabello en un carro privado y actúa como mensajero entre la organización alemana en Caracas y el SESOSTRIS. En cada oportunidad visita la casa de un empleado de GRAMCKO. Allá se ha hablado de la partida del SESOSTRIS y del emplazamiento de ocho ametralladoras y de dos pequeños cañones de largo alcance a su bordo en un próximo
futuro.

Se dice que el 12 de octubre Konopetzky (¿Kopetzki?) de la Horn Line y Ranhert, de la Hamburg-Amerika Linie, y otros dos fueron a Macuto, sin visitar a nadie, y que fueron a inspeccionar un pequeño puerto más allá de Naiguatá, el cual podría usarse como base.

Igualmente corren rumores acerca de una hacienda que pertenece a un tal VON BACHLER, llamada Santa Clara, Todanza (sic) y Brama, a 50 kilómetros al este de La Guaira, la cual han estado inspeccionando los alemanes.
14 de octubre de 1939.

 

2  INFORME DE MANUEL AROCHA

Al MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES ESTEBAN GIL BORGES

9 de septiembre de 1939

Asunto: Informe que complementa
la nota confidencial N. 355,
enviada por correo aéreo.

9 de septiembre de 1939
Nº 366
CONFIDENCIAL

Señor Ministro:
Tengo a honra confirmar a Usted mi nota de ayer, Nº 355, que le envié por correo aéreo. No creí discreto informarle en esa nota sobre ciertos aspectos de la política internacional de México en relación con el actual estado de guerra en Europa y prefiero hacerlo ahora por la valija.

Como complemento de esa nota mía comunicándole que el día 6, en la noche, en conversación confidencial con el Ministro de Panamá, doctor Manuel Valdés, quien es íntimo amigo del señor Presidente de su país, pude saber que el gobierno de Alemania se ha dirigido al de Panamá urgiéndolo a que declare la neutralidad de la zona del Canal. Parece ser que la nota alemana tiene cierto carácter de ultimátum, según me confesó el mismo Valdés; por lo que es de pensar que a esta actitud enérgica del gobierno de Hitler se deba la determinación de efectuar la Reunión Consultiva de Ministros de Relaciones Exteriores americanos y que precisamente ella se realice en la capital de Panamá. Está entendido que la noticia la he recibido con cierta reserva, pues es bien conocido el régimen internacional de la Zona del Canal y el control que ahí ejerce el gobierno de la Casa Blanca. El Ministro de Panamá me informó también que tuvo informes desde Panamá, y luego los confirmó aquí, que se encuentran en territorio mexicano aviones alemanes desmantelados, que parece se han logrado introducir, previa tolerancia del gobierno de este país. Aun cuando esta noticia, dada su gravedad, sólo me ha merecido el interés de habérmela dado el doctor Valdés, creo de mi deber llevarla a conocimiento de Usted, con carácter meramente informativo.

Sobre la política internacional de México en relación con el conflicto europeo es de tomarse en cuenta los siguientes antecedentes: que durante la guerra mundial [1914-1918], aun cuando el presidente [Venustiano] Carranza declaró la neutralidad, todos los actos de su gobierno fueron influidos sensiblemente por su simpatía hacia Alemania; que el
presidente [Lázaro] Cárdenas, no obstante su llamada política anti-nazi, ha venido vendiendo enormes cantidades de petróleo al Reich y, en estos momentos, según lo publicó la prensa de esta ciudad, Alemania es deudora a México de cerca de 30 millones de pesos por concepto de ventas de petróleo, y que no sería de dudar que el presidente Cárdenas
presionara en alguna forma, o intrigara hábilmente, para ver resolver cuanto antes, y con ventajas, la cuestión petrolera pendiente con americanos e ingleses, intentando sacar provecho de las circunstancias actuales provocadas por el estado de guerra.

Por otra parte, el señor licenciado Ramón Beteta, Subsecretario de Relaciones Exteriores, en un banquete que le fue ofrecido hace dos días al presidente Cárdenas por el Poder Legislativo, al contestar los discursos en nombre del señor Presidente de la República, entre otros conceptos, expresó que “México ante el conflicto europeo debía
vender el exceso de su producción general a aquellos países beligerantes con quienes simpatizara”. Naturalmente, estas palabras del Licenciado Beteta han provocado variados comentarios en la prensa de esta ciudad y en los círculos políticos.

En reciente oportunidad, y en acto público, el señor licenciado Vicente Lombardo Toledano, Secretario General de la Conferencia de Trabajadores Mexicanos, aun cuando en un discurso ataca al nazismo y defiende la política de los soviets rusos, con vehemencia inusitada se dirigió a las masas mexicanas, y aun al gobierno, haciéndoles ver que el mejor camino que corresponde a este país ante el estado bélico actual es entrar en la guerra porque así México podría vender con facilidad toda su producción exportable a ciertas naciones extranjeras.

Seguiré informando.
Soy de Usted, atento servidor,

Manuel Arocha

 

 

3  MEMORANDUM

[Pasado al Dr. Escalante para llevar al ánimo del presidente Roosevelt. Remitido con carta

del 23-10-39]

En la conferencia privada que tuvo el Sr. Gral. Eleazar López Contreras con el señor Sumner Wells, a quien acompañaba el señor Rowe, fijó la posición de su gobierno de acuerdo con los siguientes puntos:

1° Desenvolvimiento de la política interna según los principios democráticos: libertad dentro del orden; garantías a la propiedad; alternabilidad republicana; orden y probidad en la administración; recta y eficiente administración de justicia; libertad de industrias y comercio y protección amplia del Estado para el desarrollo de ambas actividades; seguridad individual para los nacionales y extranjeros en su vida, propiedad e intereses.

 

2° Orientación precisa y definida de la política exterior en el sentido de mantener las relaciones de amistad en el mejor pie de conciliación y de armonía; establecer con los países americanos convenios de no agresión y otros que tiendan al desarrollo cultural, económico, comercial y social; patrocinio para su mejor aplicación de los principios que sustentan las doctrinas panamericanas de Bolívar y Monroe, que son complementarias; mantenimiento de las relaciones con pueblos de otros continentes bajo las reservas necesarias a la política continental americana y, en particular, la concerniente a evitar la propagación de teorías exóticas encaminadas a establecer lo que hoy se califica de imperialismo ideológico; desarrollo de los medios para la seguridad territorial, aumentando así el crédito que tiene el gobierno y pueblo de Venezuela probado con el progresivo desenvolvimiento realizado en estos últimos años, a cuyo efecto fortalecerá sus medios bélicos de defensa terrestre, marítima y aérea; política petrolera en el sentido de llegar a un amistoso acuerdo con las compañías explotadoras de aceite para que convengan en pagar al Gobierno de Venezuela lo que justamente reclame por irregularidades en sus contratos y en sus trabajos de explotación y exportación, debiendo aumentar el pago de impuestos a un límite equitativo, pues son cuantiosas las ganancias que tienen y de las cuales la nación sólo recibe una mínima parte.

Dentro de esa política petrolera se considera la situación especial creada por el actual conflicto europeo, el cual afecta a la vez a los gobiernos americano y venezolano y sus intereses materiales, y quizás morales, así como a los intereses privados de las compañías, por lo cual conviene organizar la cooperación para proveer a una eficaz protección. En consecuencia, el General López Contreras propuso y confirma:

a) Que el gobierno americano apoye de cerca a las compañías agregado a mano: con su beneplácito y discretas mediaciones, en atención a las razones expuestas, arreglos para los fines arriba descritos.

b) Que el aumento de pago por impuestos se clasifique en permanente y accidental. El primero como compensación justa de los derechos de la nación y, los segundos, como aporte, por un tiempo no menor de cinco años, con el fin de que el gobierno pueda disponer de una suma cuyo monto permita el desarrollo de un programa de defensa del litoral marítimo, por medio de una marina y aviación adecuadas a las defensas que sean necesarias en las aguas territoriales para proteger tanto los intereses nacionales como los de las concesiones petroleras.

 

4  MEMORANDO

PARA EL SEÑOR GENERAL [ISAÁS] MEDINA [ANGARITA]

(Confidencial)
25-12-1941

 

Puntos que deben ser considerados para el caso de la ruptura de relaciones diplomáticas que nos conduciría en abril probablemente a la declaración de guerra.

Precisa en primer término fijar el aumento del Presupuesto de Guerra en un 50% por lo menos, para lo que puede adoptarse el procedimiento de reducir el presupuesto de otros departamentos y hasta el situado de los estados, u ocurrir a un crédito extraordinario para llenar esa necesidad con las Reservas del Tesoro o con el crédito del Banco de Venezuela.

El aumento del presupuesto será para el desarrollo de los efectivos del Ejército y la Armada, y en particular para la preparación de oficiales y clases para zonas mecanizadas y motorizadas, de artillería, ametralladoras, aviación, mecánicos de aviación y de tanques, vehículos, servicios de ingenieros, etc. [agregado a mano: ya que la compra de los materiales es motivo de negociación especial].

El personal actual que se encuentra en la Escuela de Clases y el de la Escuela de Seguridad de Caracas, con clases del Ejército aleccionadas, dará el primer contingente.

 

También si se llaman voluntarios jóvenes con cierta preparación civil, pueden ser empleados con igual fin.

Apresurar el pedido a los Estados Unidos de material de guerra y de equipo en general.

Estandarizar el Departamento de Guerra con el de Obras Públicas [para] que el personal de ingenieros pueda pasar al servicio del Ejército y la Armada, así como las organizaciones de trabajos de carreteras en el interior, que deben pasar con urgencia a mejorar las carreteras Maracaibo-Goajira, Maracaibo-Coro, Coro-Barquisimeto, Coro- Puerto Cabello, La Guaira-Higuerote, ya sea por la costa, ya sea por Caucagua; Higuerote- Píritu-Barcelona, Barcelona Cumaná, Carúpano-Río Caribe-Yaguaraparo, o por El Pilar hacia Paria. Mejorar también las comunicaciones de Maturín hacia Barrancas y centros petroleros en el caño de Pedernales. Esta comunicación podrá sostenerse en verano; por lo tanto, precisa mantener[se] en toda época comunicación entre Caripito y Pedernales, Pedernales-Barrancas, Barrancas y Boca Grande, con embarcaciones menores de motor y fuertes, puestos en estos sitios para vigilar las Bocas, en particular Boca Grande, Macareo y Cocuima, que están fuera de la vigilancia de Trinidad.

Estos trabajos no pueden ser aplazados pues no podríamos vigilar nuestras costas marítimas y fluviales ya que carecemos de marina y la aviación es muy escasa y deficiente para un servicio intensivo.

 

Otra medida interesante, ya iniciada, es artillar algunos puntos de la costa como San Carlos, Guanta, San Juan, y mejorar La Guaira, Puerto Cabello, Margarita [agregado a mano: y los castillos de Guayana].

 

Precisa pensar en proveer de artillería y ametralladoras a los buques de la Compañía de Navegación tanto para su comercio como para el caso de utilizarlos en transporte de tropas y material.

El trabajo de las tropas debe ser sometido a prácticas de tiro y a tareas tácticas, especialmente en defensa de costas y maniobras de desembarque.

 

Necesariamente se impone una reorganización del Estado Mayor y de los Comandos.

Los resguardos deben ser provistos de armas y material en buen estado, lo mismo
los Guarda-Costas.

 

Las islas deben tener un servicio especial. Precisa organizar[se] en La Orchila un destacamento que pueda evitar el aterrizaje de aviones, y organizar un campo para nuestra aviación bajo la custodia de dicho destacamento. Existe un islote llamado El Fraile que está muy lejos pero que no debe ser descuidado y es posible indicarlo al fijar la común acción de los Estados Unidos y Venezuela, ya que como depósito de gasolina pudieran utilizarlo los enemigos.
A las embarcaciones comerciales y de pesca debe imponérseles la obligación de dar inmediato aviso de la presencia de cualquier nave sospechosa en aguas territoriales, islas y puertos de las costas.

Conviene preparar campos de aterrizaje de emergencia en la península de la Goajira, en La Orchila, al norte de Margarita, en Los Testigos, Macuro, Pedernales, Boca Grande y, si es posible, en Macareo y Cocuima.

En vista de los métodos de la guerra actual parece muy aconsejable constituir 10 batallones motorizados y mecanizados, incluyendo al “Venezuela” y “Caracas”. El regimiento de caballería Plaza sería más útil si, en lugar de caballos, tuviera vehículos de transporte y armas de acompañamiento con tracción mecánica.

 

Fuerza y movilidad son los únicos factores hoy para el ataque o la defensa. Conviene traer, como medida preventiva, una cantidad de minas para la boca del canal de la Barra de Maracaibo y para el caño de San Juan, y otras para, en caso de necesidad, colocarlas en las bocas del Orinoco y puertos de La Guaira, Puerto Cabello,
Guanta y Las Piedras.

 

Conviene estudiar los lugares de occidente como Las Piedras, Cumaná, San Juan de los Caños y, en oriente, Higuerote, Píritu, Barcelona, Carúpano, Irapa, Maturín, Pedernales, Barrancas, La Asunción y Pampatar, que deben tener algunos aprovisionamientos de carbón, víveres, vestuario, gasolina, fuera del material de guerra que debe estar en los fuertes y guarniciones.

Las ensenadas de las islas Los Testigos, La Orchila, Las Aves, etc., etc., deben ser revisadas especialmente por nuestra marina de costas para evitar incursiones enemigas.

 

Las unidades de Aviación, así como las de defensa antiaérea mecanizadas, deben ponerse en situación de concurrir al sitio o región amenazados. De las tropas del Táchira   convendría situar un batallón en Margarita, quedando una compañía en Pampatar, otra en La Asunción y la otra en Juan Griego. Con la actual compañía que está en Pampatar se completa la vigilancia y defensa provisional de la isla.

En Ocumare de la Costa e Higuerote deben establecerse guarniciones. Interesa mucho trasladar de la fortaleza de La Guaira, del castillo de San Carlos y del castillo Libertador la cantidad de dinamita existente aunque deban llevarse a sitios aislados.

Debe tomarse en cuenta el estudio de la pólvora blanca para cañones Sneiden y, precisamente en Turiamo, puede probarse, así como analizar las pastas de dicho explosivo. Su descomposición es muy peligrosa por su combustión espontánea.

Considero que hasta el mes de abril y mayo no deben ser licenciadas las tropas que han cumplido su tiempo de servicio. De esta manera el nuevo contingente de conscriptos tendrá cuatro meses de entrenamiento intensivo.

A la vez es de importancia que los oficiales en la disponibilidad y los de reserva deben presentarse ante la autoridad militar más cercana de su residencia y disponer adónde deben concurrir en caso de ser llamados de emergencia en su región.

Las tropas de la reserva, es decir, los que han prestado servicio activo deben hacer lo mismo que los oficiales, pero estos ante la autoridad civil, quien dará aviso al jefe de movilización y a la autoridad militar más inmediata.

Las reparaciones que sean necesarias tanto a los buques de la Armada como a los mercantes, es otro de los trabajos primordiales.

 

Una Junta de Oficiales Superiores debe estudiar en detalle cada una de estas sugestiones. La Junta comprenderá un representante de la Dirección de Guerra, otro de la Dirección de Marina, el Jefe del Estado Mayor y tres oficiales de las demás armas.

La cuestión del presupuesto dependerá de [la] resolución del Gabinete, lo mismo [que] la modificación de [los] trabajos de carreteras, ya que algunas obras del interior deben ser suspendidas y sostenida la conservación de las ya ejecutadas.

Caracas, 25 de diciembre de 1941